Protege tu Segunda Residencia


Si eres de los que tiene una segunda residencia para disfrutar en tus vacaciones o incluso para alquilarla en temporada alta, seguramente te interesará saber que durante aquellos meses con baja demanda suele ser un blanco fácil para ladrones.

Cuidar de tu casa ya es una preocupación diaria, por tanto, estar pendiente de la seguridad de tu segunda vivienda es casi imposible. Probablemente conocerás muchos casos cercanos de vecinos a los cuales les hayan asaltado sus hogares y te genere la preocupación de ser tú la próxima víctima. No es para menos tomar medidas de seguridad en este tema puesto que el índice de robos crece año tras año. De ahí la importancia de proteger bien tu segunda residencia.

En primer lugar, cualquier delincuente que tenga por conocimiento que la vivienda está deshabitada, querrá actuar sobre ella. Por eso es importante que la casa no tenga apariencia de estar vacía, o será un potente reclamo para allanarla.

¿Cómo proteger la segunda vivienda?

Instalar un sistema de seguridad

Sin duda alguna, la mejor solución para prevenir un robo es instalar una alarma que avise cuando se esté cometiendo un robo. Dado que de darse el caso de que un ladrón irrumpa en el hogar, ésta automáticamente avisaría a las autoridades pertinentes para que acudan de manera inmediata. Pudiendo así atrapar con las manos en la masa al asaltante.

Y no solo eso, sino que además de ser una muy buena solución para acabar con la preocupación sobre la vivienda, el hecho de que el piso esté resguardado por alarmas, cámaras y detectores de movimiento ahuyenta cualquier intento de robo.

Simular que está habitado

Si tu vivienda parece que esté residida tendrá menos probabilidades de ser asaltada. Para ello, trata de decorar la entrada con algún felpudo y una planta. Al entrar en el hogar deja algunos muebles, y a estos agrega algunos accesorios como velas, jarros, alfombras…

También sería muy conveniente que dejaras a cosa hecho algún detalle que simule que estás viviendo allí, cómo un vaso de agua medio lleno en la cocina, unas zapatillas de deporte en el salón o incluso una cama por hacer. Acude de vez en cuando a la vivienda para subir y bajar ventanas, o de no ser posible, pídele a algún vecino de confianza que lo haga. El simple hecho de generar movimiento dentro de la casa dará la impresión de que estás viviendo en ella

#hogar #segundaresidencia #proteger #seguridad #alarmas #robo

Entradas destacadas