Mitos falsos sobre las alarmas


Los usuarios que se plantean la posibilidad de instalar un sistema de seguridad en su hogar en muchas ocasiones se ven frenados por las falsas ideas preconcebidas que se tienen sobre las alarmas.

Sin embargo, estos mitos suelen ser falsos aunque difíciles de demostrar a aquellas personas que nunca han sido usuarias de este tipo de servicios. Vamos a ver cuáles son las principales mentiras que se hablan sobre las alarmas y cuál es la realidad sobre ellas.

  1. Los sistemas de alarmas son caros. En cuestiones de protección no se debería plantear esta cuestión como un argumento en contra. Se debe tener en cuenta que el gasto mensual que supone un equipo de protección revierte en un beneficio casi incalculable tanto en protección personal como en los daños materiales que podría ocasionar un allanamiento a nuestro hogar.

  2. Los equipos son difíciles de usar. Una de las razones que suelen disuadir sobre todo a los usuarios con mayor edad a la hora de contratar una alarma es la complicación que piensan que supone su manejo. Sin embargo, los equipos son cada vez más modernos y de uso más sencillo. Además, las empresas de seguridad tienen la responsabilidad de informar de forma precisa a sus clientes de las características y usabilidad de los equipos que instalan.

  3. Los sistemas de alarmas invaden la privacidad del usuario. Nada más lejos de la realidad. Confiar la protección del hogar a una empresa no supone que esta vaya a vigilar el interior de la casa sin consentimiento. Las centrales receptoras de alarmas sólo podrán ver lo que pasa en la casa cuando se produzca una intrusión o algún hecho que provoque el salto de la alarma.

  4. Pensar que no vamos a ser objetivo de ladrones. Cualquier casa o vivienda puede ser víctima de un robo por mucho que pensemos lo contrario. Vivir en determinada zona de la ciudad no es suficiente protección ante los ladrones en busca siempre de nuevos objetivos. Si piensan que tenemos algo por lo que valga la pena entrar en nuestra casa lo harán y no tener un sistema de alarma nos deja más expuestos a ello.

  5. Las alarmas llaman más la atención de los asaltantes. Se suele tener la idea de que los ladrones, al ver que una vivienda tiene una alarma instalada, van a pensar que dentro de ella hay objetos valiosos o dinero. Sin embargo, los equipos de seguridad suelen tener precisamente el efecto contrario, actúan como factores disuasorios para los cacos, que saben que ante estas situaciones su trabajo será más complicado.

Estos son sólo algunos de los muchos mitos que existen sobre los sistemas de seguridad. Por esto, lo importante antes de tomar la decisión de instalar nuestro equipo es recopilar toda la información posible y comparar entre lo que nos puedan ofrecer las distintas que existen en el mercado.

#MITOS #CONSEJOS #ALARMAS #sistemadealarma #robos

Entradas destacadas